Springdale aprueba $2.3 millones para financiar aumentos salariales en el departamento de policía.

Patrulla del Departamento de Policía de Springdale. Foto: Springdale PD.

Con una votación de 6 a 1, el concilio de la ciudad de Springdale, aprobó una resolución que alcanzó los $2.3 millones de dólares al presupuesto del Departamento de Policía de Springdale para el año 2023, el cual estará aumentando el salario para todo el personal de ese departamento, incluyendo 15 posiciones que se encuentran vacantes actualmente.

Esta directriz reconoce que el consejo le da la importancia a la aplicación de la ley, pero también es imperativo que la compensación salarial para estos puestos, tenga el objetivo de atraer y retener a candidatos calificados en estas posiciones, como no señaló el Capitán Derek Hudson de la policía de Springdale.

"Estos aumentos son más que nada un intensivo para lograr animar a futuros aspirantes a estos puestos", dijo Derek. "De hecho, este dinero también servirá para dar entrenamiento a nuestro personal y al nuevo que va llegando al departamento".

Precisamente es el entrenamiento que más les concierne a los habitantes de la región, ya que dicen tener miedo a la hora de interactuar con elementos de la policía por sus constantes actitudes que según ellos toman hacia la comunidad de las minorías, como nos cuenta Salomón Cisneros, un repartidor de pan en el noroeste de Arkansas.

"Yo he mirado como los policías tratan a los hispanos y morenos, les pegan sin necesidad alguna y a veces los tiran al suelo sin que estos mismos pongan resistencia", dijo Salomón. "Incluso, una vez a mí me subieron a la patrulla sin haber hecho nada, solo por estar caminando en un parque donde estaba una construcción en marcha".

Es por eso que el departamento de policía de Arkansas nombró el mes de mayo pasado, el mes de concientización sobre la salud mental de todos sus elementos del orden. Esto para hacerle frente a cómo los oficiales se comportan y se preparan para el trabajo. La medida se llama Entrenamiento de Intervención en Crisis y el Departamento de Policía de Conway fueron los primeros en implementar la estrategia.

La medida fue adoptada desde el 2017, cuando la legislatura aprobó la Ley 423, pero que no se tomó en cuenta de inmediato. Generalmente, decía que los organismos encargados de hacer cumplir la ley en nuestras comunidades, debían centrarse en la capacitación de todos sus elementos para la intervención en situaciones en crisis. De acuerdo a esa ley, cada departamento necesitaba tener al menos el 20% de su fuerza laboral totalmente capacitada.

Sin embargo, para Carol Medina, quien cursa su segundo año como Trabajadora Social en la Universidad de Arkansas con sede en Fayetteville, dice que un 20 por ciento es muy poco para garantizar una confianza dentro de todas las áreas de nuestro estado.

"Yo como mujer, no me siento segura al saber que solo una quinta parte de la policía, están capacitados para lidiar con todas nuestras comunidades en Arkansas", dijo Carol. "Es por eso qué seguido vemos muchos casos de abuso policial, porque no los entrenan a todos y tal vez no adecuadamente como debe de ser".

No obstante, el Capitán Derek, nos aseguró que en su departamento de policía, se les da entrenamiento a todos los que ya son parte del cuerpo y a los que van entrando al mismo. Según él, ninguno de los oficiales puede andar patrullando sin haber pasado por un riguroso entrenamiento que va desde el área mental hasta el uso de armas y la fuerza física que cada elemento debe de usar en cada situación que se vean involucrados durante sus horas de jornada.