Republicanos aseguran mayoría en la Cámara de Representantes

El líder republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, habla con periodistas después de ganar la nominación a la presidencia de la cámara baja durante una reunión de la cúpula republicana, el martes 15 de noviembre de 2022, en Washington. (AP Foto/Patrick Semansky)

WASHINGTON (AP) -- Los republicanos consiguieron el miércoles el control de la Cámara de Representantes, devolviéndole al partido presencia en Washington y otorgándole a los conservadores herramientas para obstaculizar la agenda del presidente Joe Biden y abrir investigaciones. Pero la escasa mayoría representará desafíos inmediatos para los dirigentes republicanos y complicará la capacidad del partido para gobernar.

Más de una semana después de la jornada electoral, los republicanos aseguraron los 218 escaños necesarios para arrebatar a los demócratas el control de la cámara baja. Podrían pasar varios días, e incluso semanas, para que se conozca la magnitud de la ventaja del partido, ya que aún se contabilizan votos en algunas contiendas reñidas.

Pero se enfilan a obtener lo que podría ser la ventaja más estrecha del partido en el siglo XXI, similar a 2001, cuando los republicanos tuvieron una mayoría de apenas nueve escaños, 221-212, con dos independientes. Eso es mucho menos que la aplastante victoria que los republicanos habían pronosticado de cara a la jornada electoral, cuando el partido esperaba sacar provecho de los desafíos económicos actuales y del declive en la popularidad de Biden para reajustar la agenda en el Capitolio.

En su lugar, los demócratas mostraron una firme resistencia, aferrándose a distritos moderados y suburbanos en lugares como Virginia, Minnesota y Kansas. Los resultados podrían complicar los planes del líder republicano en la cámara baja, Kevin McCarthy, de convertirse en el presidente de la cámara, luego que algunos miembros conservadores han manifestado dudas sobre darle su respaldo o han impuesto condiciones a cambio de su apoyo.

McCarthy celebró el miércoles por la noche en Twitter que su partido "oficialmente" controla la Cámara de Representantes y escribió: "Los estadounidenses están listos para una nueva dirección, y los representantes republicanos están listos para entregar resultados".

El presidente Joe Biden felicitó a McCarthy, y dijo que está "dispuesto a trabajar con los representantes republicanos para entregar resultados a las familias trabajadoras".

"Las elecciones de la semana pasada demostraron la fuerza y capacidad de adaptación de la democracia estadounidense. Hubo un fuerte rechazo a los que niegan las elecciones, a la violencia política y a la intimidación", señaló Biden en un comunicado. "Hubo una enfática declaración de que, en Estados Unidos, la voluntad del pueblo prevalece".

"El futuro es demasiado prometedor como para quedar atrapado en la guerra política", añadió el presidente.

El estrecho margen de victoria ha trastocado la política republicana y ha provocado señalamientos a todo lo que salió mal. Algunos integrantes del Partido Republicano han culpado a Donald Trump por los malos resultados en las urnas. El expresidente, quien el martes anunció su tercera candidatura a la Casa Blanca, seleccionó durante las primarias de este año a algunos candidatos que a menudo pusieron en duda los resultados de las elecciones de 2020 o restaron importancia al asalto al Capitolio del año pasado. Muchos de ellos no dieron los resultados esperados en los comicios generales.

Pese a su decepcionante desempeño, el Partido Republicano seguirá teniendo un poder notable. Los republicanos tomarán el control de comisiones clave, lo que les permitirá dar forma a la legislación y poner en marcha investigaciones sobre Biden, su familia y su gobierno. Hay un interés particular en investigar los negocios en el extranjero del hijo del presidente Hunter Biden. Algunos de los legisladores más conservadores han planteado la posibilidad de someter a Biden a un juicio político, aunque sería mucho más difícil para el partido lograr eso con una escasa mayoría.

Cualquier proyecto de ley que salga de la Cámara de Representantes podría tener grandes dificultades en el Senado, donde los demócratas ganaron el sábado una mayoría también mínima. Ambos partidos están esperando la segunda vuelta de Georgia, programada para el 6 de diciembre, que es su última oportunidad para engrosar sus filas.