Nuevas propuestas para el Título IX

Foto: Ramón Elizondo

WASHINGTON, DC – El Concilio Estadounidense de la Educación ofrece una actualización sobre el Título IX, una ley federal de derechos civiles en los Estados Unidos de América que se aprobó como parte de las Enmiendas de Educación de 1972, y el cual prohíbe cualquier discriminación basándose en el sexo de la persona en cualquier escuela o cualquier otro programa educativo que reciba fondos del gobierno federal.

Anne Meehan, quien es miembro de ese concilio, explica que unas de las prioridades de esta actualización fue la importancia de proteger los derechos civiles de las personas que pudieran estar bajo acosos sexuales dentro de las instituciones educativas.

"Este paquete busca formas de ayudar a las escuelas a abordar la discriminación sexual en todas sus formas", dijo Meehan. "El acoso sexual y la agresión sexual realmente han sido el centro de atención en los últimos años, pero lo estamos ampliando para analizar todos los diferentes tipos de discriminación sexual".

Meehan dijo también que las reglas actuales que se están operando tienen que tener el enfoque de garantizar medidas adecuadas para atender cualquier caso de abuso sexual dentro de las instalaciones educativas del país y ampliando todas las formas de discriminación sexual.

Según la actualización que se llevó a cabo de manera virtual y en la que participaron varios medios de prensa, las mayores preocupaciones de institutos de alta educación, es plantear un prototipo con la normativa establecida en el 2020. La cual ya no se les exigirá a las escuelas del país que proporcionen una audiencia en vivo ni con contrainterrogatorio. Eso, al parecer, es algo que planteó una serie de preocupaciones para el concilio y otros organismos de la sociedad, en particular sobre el impacto que podría tener en aquellos sobrevivientes que podrían volver ser traumatizados por la experiencia vivida.

Pero también incluyen una comprensión más amplia de lo que significa la discriminación basada en el sexo. De igual manera, una propuesta de reglamento contra la discriminación por motivos de identidad de género, orientación sexual, características sexuales, estereotipos sexuales y embarazo. Algo de eso estaba implícito o en las cartas de interpretación y en las decisiones judiciales del pasado.

Para María Alcala, quien es activista por los derechos de la comunidad LGBTQ+ en Fort Smith, dice que a pesar de los intentos fallidos de proteger a estos grupos, ella no se siente segura porque dice que aun así sigue habiendo riesgos de asalto sexual.

"Desde que yo recuerde, siempre se la pasan modificando leyes que nos protegen a nosotros, pero la verdad es que esas leyes no se encuentran en el lugar y la hora donde pasan los abusos, porque muchas veces estos asaltos sexuales contra nosotros, pasan en remotas áreas donde no hay manera de pedir auxilio", dijo María.

De acuerdo a RAINN, una organización contra la violencia sexual más grande del país, y que se encarga de archivar todo tipo de agresiones sexuales, clasificó los siguientes datos a nivel nacional:

El 23,1 % de los transgéneros han sido abusados sexualmente en instalaciones educativas en recientes años.

Al igual, el 13% de todos los estudiantes en general experimentan violación o agresión sexual a través de la fuerza física, y a veces con violencia.

Entre los estudiantes graduados y profesionales, el 9,7 % de las mujeres y el 2,5 % de los hombres experimentan violación o agresión sexual a través de la fuerza física, la violencia o la incapacitación.

Sin embargo, los estudiantes de pregrado, el 26,4 % de las mujeres y el 6,8 % de los hombres experimentan violación o agresión sexual a través de la fuerza física, la violencia o la incapacitación.

Y por último, el 5.8% de los estudiantes que apenas ingresan a la universidad han experimentado acoso sexual.

En Arkansas, cualquiera que comete un crimen sexual, como aquellos que se hacen con secuestro, se considera un delito grave de clase Y, que se castiga con prisión no menos de 10 años y no más de 40 años, o a veces cadena perpetua. Sin embargo, si la víctima es menor de 14 años, la pena mínima es de 25 años en el estado. Por otra parte, desde el 17 de enero de 2017, la legislatura propuso aumentar la sentencia disponible por delitos sexuales cometidos contra un miembro de la familia o del hogar a una sentencia mínima de 20 años.

Si crees que eres o fuiste víctima de abuso sexual, Llama a la línea directa nacional de agresión sexual que está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana: Teléfono: 800.656.HOPE (4673) Chat en línea: online.rainn.org o en Español: rainn.org/es para solicitar ayuda.