La Prensa Libre

Blog

Centros en contención de El Salvador son lugares de contagio

Centros en contención de El Salvador son lugares de contagio
May 21
00:00 2020

SAN SALVADOR — El presidente salvadoreño Nayib Bukele ha impuesto algunas de las medidas más duras del continente contra el nuevo coronavirus: cerró las fronteras, impuso una cuarentena nacional y envió a la policía y al ejército a detener a los infractores.

Una abrumadora mayoría de salvadoreños aprueba el desempeño de Bukele, pero los defensores de los derechos humanos se quejan de que el líder de 38 años ha ignorado la Constitución y a la Corte Suprema de Justicia.

En más de 90 hoteles alquilados, centros de convenciones y gimnasios convertidos a toda prisa en refugios vigilados por la policía, el gobierno mezcló a los enfermos con personas sanas, a menudo esperando semanas antes de examinar a las personas para detectar el virus, según grupos de derechos humanos y personas que han sido detenidas.

La Corte Suprema ha dictaminado reiteradamente que las detenciones son inconstitucionales ya que ninguna ley las autoriza. Pero Bukele ha ignorado la orden y ha acusado a los críticos de buscar la muerte de miles de salvadoreños.

“Por supuesto en todos los centros de contención hay riesgo de (contraer) la enfermedad, porque están diseñados para captar a población, mantener a la población que tiene el mayor riesgo de padecer la enfermedad”, dijo a The Associated Press el ministro de Salud, Francisco Alabí, quien se disculpó por los “inconvenientes” si hubo detenciones que duraron más de 30 días.

Al día siguiente, Carlos Henríquez Cortez, de 67 años, gerente salvadoreño de una empresa siderúrgica que hizo un viaje de negocios de dos días a Guatemala, se comunicó con la embajada de su país. Le dijeron que debido a que tenía más de 60 años y padecía hipertensión, tendría que estar en cuarentena en su hogar, no en un centro gubernamental, según un informe detallado del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (Idhuca) y sus familiares.

Un día después, Henríquez llegó al aeropuerto internacional de El Salvador en medio del caos. Después de horas de confusión, fue llevado en autobús con docenas de personas a un complejo deportivo conocido como la Villa Olímpica o Villa Centroamericana que se estaba utilizando para albergar a los detenidos por el decreto de cuarentena del presidente.

Las fotografías que envió a su familia muestran un mar de personas apiñadas en un gran salón, inodoros obstruidos, lavabos rotos y duchas con moho.

Henríquez les dijo a sus familiares que se sentía rodeado de personas enfermas.

“Yo sabía que venían de países con contagios y tenía miedo”, dijo Sánchez, quien pidió que sólo se usara una parte de su nombre para evitar represalias. “Creo que este sí era más un centro de contaminación”.

Después de cinco días el centro, Henríquez tuvo fiebre y comenzó a toser. Esperó en la fila durante horas para ver a un médico que le dio medicamentos para la fiebre.

La condición de Henríquez empeoró y el 22 de marzo fue trasladado a un pequeño hotel, según el informe. Un médico lo vio al día siguiente y le diagnosticó colitis y deshidratación. Bajo la presión de su familia, el Ministerio de Salud envió a otro médico a verlo. Ese médico ordenó su traslado inmediato a un hospital.

Muy pronto ya no pudo hablar y envió mensajes de texto desesperados a su familia. “Sácame de aquí”, “Tengo miedo” y “Ayuda”, mientras permanecía en una sala rodeado de pacientes con COVID-19. Henríquez no se hizo la prueba hasta el 27 de marzo. El resultado fue positivo.

Una semana después, antes de dirigirse a su segundo hospital, Henríquez le escribió a su esposa para despedirse. Fue la última comunicación que su familia tendría con él, porque el hospital tomó su teléfono. Unos días después, el médico tratante le dijo a su familia que estaba entubado y en cuidados intensivos.

En un tercer hospital, los médicos le dijeron a la familia que los riñones de Henríquez estaban fallando y que necesitaba diálisis.

Henríquez murió el 22 de abril.

El caso “es un ejemplo claro de la improvisación y desorganización del Gobierno en la gestión de las medidas determinadas a la contención y prevención de la pandemia de COVID-19”, concluyó el informe.

About Author

Associated Press

Associated Press

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

pronóstico del tiempo

Weather Icon

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias